3029__AN_1891_thumb_690

Perros braquicéfalos con problemas respiratorios. Este tipo de perros cada vez son más frecuentes en nuestras ciudades, las razas braquicéfalas ganan adeptos entre nosotros, pero pocos somos conscientes de los problemas que pueden acarrear estos perros antes de adquirir uno.  Todo deriva de sus singularidades morfológicas, es decir la forma especial de su craneo braquicefalo y hocicos achatados.

Qué significa braquicefalo

A pesar de este extraño nombre todos conocemos perros braquicéfalos. La palabra Braquicéfalo hace referencia a las cualidades morfológicas, es decir, a la forma que ha desarrollado la cabeza y el cráneo de ciertos perros. En realidad esa forma no se desarrolló sola, sino que a lo largo del tiempo los humanos han seleccionado esos rasgos por criterios estéticos, funcionales, o del tipo que fueren.

“Braqui” significa corto, y “céfalo” significa cabeza, así que se trataría de todos aquellos perros que tienen un hocico y cráneos muy acortados o achatados.

Podríamos decir que las razas de perros braquicéfalos tienen un cráneo más ancho y corto y un hocico más chato que los demás perros. ¿Sabes una curiosidad? Los perros braquicéfalos viven menos tiempo que sus compañeros de similar tamaño que tienen hocicos “normales”, es decir, más alargados.

Cuales son las razas braquicefálicas

Algunos ejemplos de perros braquicéfalos incluyen:

  • Bulldog inglés
  • Bulldog francés
  • Bóxer
  • Boston terrier
  • Pug carlino
  • Pequinés
  • Perros shih Tzu 
  • Lhasa Apso

El síndrome braquicefalico canino, Síntomas:

En primer lugar debemos aclarar que estas razas poseen un craneo braquicefalo que es un cráneo particular, pero no por ello todos los animales van a desarrollar el denominado síndrome braquicéfalo. Es decir, que aunque se trata de razas predispuestas a los problemas respiratorios, no todos los animales los sufren en igual grado.

Los problemas respiratorios se derivan porque estos perros tienen el morro muy achatado y los huesos de la nariz cortos. Esto obliga a que el resto de tejidos se tengan que adaptarse al reducido espacio disponible (digamos que tienen todos los órganos y tejidos que tiene un perro de hocico largo, pero mucho menos espacio disponible, así que el tejido tiene que adaptarse “como puede”).

Como decíamos, no por ser un perro braquicéfalo ya directamente va a estar enfermo. Lo importante es saber distinguir cuando la respiración de nuestro perro es normal dentro de su raza y cuando es necesario acudir a un veterinario porque se intuye un problema:

Síntomas normales:
En general todos los perros braquicéfalos suelen roncar, tienen ciertas dificultades para respirar en algunos momentos y suelen jadear bastante. Esto, (incluyendo los ronquidos) es normal en estas razas.

Sindrome braquicefálico en perros Síntomas preocupantes :

Pero hay que estar atento para discernir cuando la respiración de tu perro puede ya no ser normal. Una respiración demasiado fuerte y fatigada todo el tiempo, fatiga excesiva ante el ejercicio, encías azuladas o muy pálidas, dificultad para tragar, vómitos o babas blancas cerca de la boca pueden delatar un síndrome braquicéfalo.

Síndrome braquicefalico :

Un síndrome por definición es un conjunto de síntomas que unidos caracterizan una enfermedad o condición anormal. En este caso algunos de los problemas subyacentes incluyen:

  • paladar blando demasiado alargado: el paladar se ancha y se alarga y puede bloquear parcialmente las vías respiratorias.
  • nasofaringe con forma anormal: es decir, toda la zona que va desde la cavidad nasal hacia la garganta tiene una morfología incorrecta y no realiza bien su función. Lo mismo puede ocurrir con una tráquea demasiado pequeña.
  • orificios nasales demasiado estrechos que impiden que el animal pueda respirar por la nariz.
  • colapso en la laringe: a causa de un sobreesfuerzo para respirar, estos perros pueden inspirar hacia sus vías respiratorias los sáculos laríngeos” que son dos pequeños sacos de mucosa situados hacia fuera de la laringe. Al inspirarlos son arrastrados hacia adentro y bloquean el flujo de aire, con lo cual el perro no puede respirar.

Todos estos problemas relacionados con la forma de la nariz, laringe, etc lo que provocan es que el circuito por el que entra el aire en el cuerpo del perro se obstruya.

Es decir, las vías respiratorias del perro van a tener una forma inadecuada y el aire no puede pasar bien, con lo cual tendrá dificultades para respirar, lo cual es muy serio en cualquier caso, pero más aun si eres un perro. Y ¿por qué? te preguntarás…

La respiración en los perros:

La respiración en los perros es muy importante, ya que además de proporcionar oxígeno al cuerpo la utilizan para regular su temperatura. Al no sudar, (en realidad los perros sólo sudan por las almohadillas de los pies) utilizan sus jadeos para refrescarse.

Así que el Síndrome Braquicefálico es doblemente peligroso, porque además de impedir la respiración normal del perro, también le impide regular su temperatura corporal y lo hace hipersensible a los golpes de calor, que pueden causarle la muerte súbita.

Consejo para todas estas razas: mucho cuidado en los meses más cálidos del año, y cuidado también con someterlos a esfuerzos físicos fuertes ya que pueden “sobrecalentarse” y tener un colapso. Por este motivo se dice que estas razas tienen cierta intolerancia al ejercicio.

Como prevenir problemas respiratorios en las razas braquicéfalas (perros chatos):

Existen algunas normas a tener en cuenta para prevenir los problemas derivados de tener un hocico chato y corto:

1. Si eres criador, aparta de la cría  a cualquier animal con problemas genéticos: esta norma es de sentido común, pero por desgracia no siempre se cumple. Es necesario que todos nos concienciemos que la salud de los animales criados está por encima de consideraciones estéticas y económicas, y cualquier perro con defectos que se transmiten de padres a hijos, como en el caso del síndrome braquicéfalo debe ser apartado de la cría.

2. Si vas a adquirir una de estas razas asesórate sobre el criador y busca uno responsable y de confianza en el que sepas que se transmite una línea genética sana y no se dan este tipo de problemas. Si no quieres gastarte dinero, mejor adopta, pero no intentes conseguir un buen perro de raza muy barato, porque normalmente algo no cuadra en la ecuación…

3. CUIDADO CON EL CALOR y el EJERCICIO: este consejo vale para cualquier perro de raza braquicéfala (bulldogs, carlinos, etc). No dejes que corran ni jueguen en las horas más calurosas del día, y ten cuidado con no someterlos a ejercicios físicos demasiado fuertes, sobre todo en verano.

Evita también dejarlos dentro del coche sin ventilación en los meses más calurosos del año. Además deja abundante AGUA fresca siempre a su disposición. Como dijimos antes, para estos perros, el “sobrecalentamiento” corporal es un problema real.

4. Evitar el sobrepeso en todas las razas que hemos mencionado antes, ya que al perro le costará más esfuerzo mover su propio cuerpo y caja torácica.

5. Evitar dietas ricas en grasas: ya que tardan más tiempo en digerirse, permaneciendo en el estómago. Recomendamos dietas ligeras (pocas grasas y no pasarse con los cereales y menos aún en azúcar).

6. Evitar ambientes cargados en los que haya poco oxígeno. Por ejemplo, no es bueno que estén en una habitación cerrada y cargada porque esté llena de humo de tabaco.


Cómo tratar los problemas respiratorios:

No obstante, una vez aparecido un problema respiratorio, no es tiempo de lamentarse, sino de buscar una solución. Entre las diferentes opciones que deberá evaluar un profesional (tu veterinario de confianza) están:

1. Intervención quirúrgica:
Al tratarse de un problema mecánico, la solución es también de esta índole. Se realizaría una intervención quirúrgica bajo anestesia general para atajar el problema concreto de cada perro. Puede hacerse una rinoplastia (operación de nariz) para agrandar los orificios nasales del perro, una plastia faríngea o una palatoplastia para acortar el paladar blando o bien extirpar los sáculos laríngeos, es decir el tejido blando excesivo. Otra intervención posible es una polipectomía, para extirpar posibles pólipos, en general mediante endoscopia.

Este tipo de intervenciones digamos que lo que buscan es “agrandar” las vías respiratorias para que el aire pueda pasar sin tanta dificulta. Las intervenciones quirúrgicas de este tipo en general funcionan bien y sí que permiten una mejor ventilación al perro, (sobre todo cuando el animal es aún joven).

2. Fármacos específicos: se utilizan fármacos broncodilatadores y antiinflamatorios, que tu veterinario te recetará en caso necesario.

3. Máquinas de oxígeno: Esto no es tan común, pero también existen en el mercado aparatos concentradores de oxígeno que pueden enchufarse a una jaula acristalada para que el perro respire bien durante la noche en casos de dificultad extrema.

Finalmente deben tener mucho cuidado con los perros chatos en verano, evitar exponerlos a altas temperaturas y el ejercicio fuerte, y ofrecerles siempre agua fresca cerca.