perro-feliz

Pues bien, ya te decidiste por un cachorro y este será el inicio de una travesía que podría durar hasta 20 años, así que será mejor entrenar a tu cachorro para que sea mucho más simple este viaje para ambos.

A continuación te regalamos una serie de tips que podría ayudarte en este proceso, no necesitas ser un profesional, solo necesitas ser constante y esforzarte un poco para lograr que tu cachorro aprenda. Recuerda que es un cachorro así que también deberás armarte de mucha paciencia.

Enseñándole a dormir

Lo primero que debes hacer es pensar si tu cachorro va a dormir en la habitación donde tu duermes o en otra habitación, como por ejemplo el salón – comedor o la cocina. Debes colocarle una cama donde quieras que duerma por las noches y otra donde suelas pasar el día, por ejemplo puedes ponerle una cama en tu habitación si va a dormir allí siempre y otra en el salón, que es donde mas tiempo pasas.

Así el podrá hacer siestas cuando quiera sin tener que irse a otra parte de la casa, cuando son tan pequeños, siempre quieren estar contigo. Es importante que tomes precauciones para prevenir infecciones de pulgas en la casa, ya que si tu perrito contrae pulgas comenzarán a poner huevos en su cama, que luego irán colonizando tu casa.

Nunca acostumbres a tu perro a dormir contigo y después, tras unos meses, lo mandes a otra parte de la casa, porque el pensará que ha hecho algo malo y es un castigo. Por ello es mejor decidir la ubicación final donde siempre dormirá por las noches.

Si su ubicación final para dormir no es tu habitación, es por ejemplo la cocina, podrás observar que las primeras noches, cuando le dejes solo para dormir… comenzará a llorar. Es algo completamente normal y nunca debes ceder e ir a visitarlo para calmarlo, porque entonces se dará cuenta de que cuando llora, tu acudes. Así no aprenderá nunca a dormir solo, sin embargo, si lo ignoras las primeras noches, todas las demás dormirá tranquilamente y sin llorar, solo necesita acostumbrarse.

Por supuesto, prepárale una cómoda y acogedora cama donde dormir a gusto y déjale siempre a su disposición agua fresca y limpia. Si no dispones de una cama para tu cachorro, procúrale una manta doblada para que pueda dormir encima de ella, de forma que nunca lo haga encima del frío y duro suelo.

Enseñándole a comer

Los pequeños cachorros son muy glotones, siempre tienen ganas de comer y si los dejas, se comerán el saco completo de comida. Lo primero que debes saber, es la cantidad diaria de comida que debes darle, que varia en función de su tamaño y peso. Si le das alimento comercial para perros, en la parte posterior del saco veras la dosis adecuada, ten presente que debe ser comida para cachorros y no para perros adultos. Si le das comida natural cómo dieta barf, debes darle el equivalente al diez por ciento de su peso, de forma que si pesa 3 kilos, le daremos a lo largo del día 300gr.

Los perros son animales de costumbres, por lo que debes ponerle todos los días a las mismas horas las comidas. Y hablo en plural porque los cachorros necesitan comer tres o cuatro veces al día, de forma que si tenemos que darle 300 gramos, le daremos tres tomas de 100 gramos ó cuatro tomas de 75 gramos.

Ponle un cuenco con la comida cerca de donde tenga el agua, por si tiene sed mientras come. Acostúmbrale desde cachorro a que tu puedes meter la mano en su comida cuando quieras, incluso retirársela, sin que el se enfade. Puede ser que los primeros días que le quites la comida en plena faena se enfade un poco, pero pronto se acostumbrará.

Esto no significa que todos los días debas quitarle la comida, sino que debes enseñarle a que tu como dueño, puedes meter la mano en su cuenco mientras come o retirarle la comida sin que el se queje y la mejor forma es hacérselo de vez en cuando desde cachorro. Por supuesto, después le devolveremos la comida para que termine de comer.

Si tu perro come excesivamente rápido, debemos enseñarle a tomárselo con calma. Existen unos comederos fantásticos, con bultos en su interior, que dificultan que el perro pueda comer rápido, obligándolo en cierta forma a comer mas despacio, algo muy positivo.

Recuerda que debe tener siempre a su disposición un cuenco con agua fresca y limpia, no sólo durante las horas de comida sino a lo largo de todo el día. Es recomendable dejarlo siempre en el mismo sitio y que este, sea accesible para el cachorro. Así sabrá donde puede beber agua siempre que tenga sed.

No dejes que tu cachorro haga ejercicio después de comer, lo recomendable es que haga una buena siesta, pero si no quiere… simplemente ignóralo para que juegue el solo o se relaje un poco en cualquier lugar. Después de comer deben descansar para aprovechar al máximo todos los nutrientes que han ingerido y para evitar problemas gástricos.

Enseñándole a hacer sus necesidades fuera de casa

Enseñar a nuestro cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa es muy sencillo, pero debemos tener paciencia. Una vez que nuestro cachorro tenga sus vacunas podremos salir de casa a pasear con el y a enseñarle. Algunos perros aprender a hacer sus cosas fuera de casa con cuatro meses y otros con seis meses… cada perro es un mundo, y cada caso es diferente, por lo que el tiempo puede variar un poco. No desesperes y sigue estos pasos, veras como progresas de forma muy positiva.

Cuando tu perro haga pis o caca en casa no debes regañarle, ni mirarlo mal ni enfadarte (ellos lo notan). Simplemente debes limpiar lo ensuciado y seguir con tu rutina diaria.

Como hemos dicho, los perros son animales de costumbres, así que debes sacarlo de casa como mínimo tres o cuatro veces al día para que haga sus necesidades en la calle. Sácalo a pasear siempre a las mismas horas, para que se acostumbren y puedan aprender a contener sus necesidades hasta la hora del paseo.

Esto no se consigue en una semana ni en tres, necesitaras tiempo pero créeme que todo saldrá bien y tu cachorro aprenderá perfectamente. Sal a pasear con ellos por la mañana, al medio día, por la tarde y por la noche antes de dormir. Los cachorros al no estar vacunados, no deben juntarse con otros perros ni ir a lugares donde otros perros hagan pis o caca, para evitar que se contagien de cualquier enfermedad.

Cuando estés con tu cachorro de paseo y le veas hacer pis o caca, espera a que termine y felicitarlo con mucho entusiasmo, dale una galleta para perros o un trozo de salchicha pequeño, para que vea que hacer pis en la calle esta muy bien y tiene premio. Debes hacer esto cada vez que haga pis o caca en la calle, de esta forma aprenderá muy rápido a hacerlo todo en la calle. Algunos perros ya hacen sus cosas en la calle con apenas cuatro meses y a otros les cuesta un poco mas, ten paciencia.

Pero mientras llega el momento de salir a pasear, es decir hasta que no haya cumplido los tres meses y tenga todas sus vacunas obligatorias, puedes enseñarle a hacer pis en un empapador dentro de casa, usando la misma técnica. Felicitándolo cuando lo haga ahí. Un buen truco para que se sienta atraído por el empapador, es poner un poco de tierra y hierba sobre el, de esa forma se sentirá atraído pro el olor para orinar.

Enseñándole a pasear

A ningún cachorro le gusta que le pongan un collar y mucho menos, una correa. Es como si les limitaras su libertad, algo muy comprensible. Por desgracia, los perros no pueden ir sueltos por la calle, porque pueden escaparse y ser dañados por algún vehículo o perderse. En muchas ciudades es obligatorio llevarlo atados o te multaran, infórmate.

Es muy importante que comiences su socialización en cuanto sea posible, normalmente una vez que ya le han puesto las vacunas (a los tres meses). Gracias a la socialización será un perro tolerante con otros perros y humanos, es un proceso realmente importante.

Ponle el collar a tu cachorro, no demasiado apretado, debes poder meter dos dedos entre el collar y su cuello sin que le apriete. Ten presente que tu perro crecerá muy rápido, así que vigila que el collar no le apriete nunca, deberás ir ampliándolo cada poco tiempo. Lo mejor es dejarle el collar puesto siempre, tanto en la calle como dentro de casa, hasta que sea adulto y este acostumbrado. De esta forma se acostumbrara pronto a llevar el collar y no intentara quitárselo constantemente.

Antes de salir de casa ponle la correa, te recomiendo que uses una correa corta, de no mas de dos metros y que no sea extensible. Debemos enseñar a nuestro cachorro a pasear, no a estar a su aire con una correa excesivamente larga. Abre la puerta de casa y sal tu primero, después debe salir tu perro pero siempre cuando se lo indiques, acostúmbrale a salir con una orden como “vamos” o “sal”.

Durante el paseo se paciente con el, los cachorros caminan mucho mas despacio que tu y además no les gusta pasear… solo quieren correr. Te recomiendo que vayas a un parque o lugar donde puedas soltarle y le dejes correr y jugar, deja que se desfogue, que se canse y que disfrute de la vida. Cuando este cansado, antes de volver a casa, será el momento perfecto para pasear con el un poco y enseñarle.

Debes acostumbrarle a caminar a tu lado o detrás de ti, nunca dejes que el pasee por delante de ti, tirando. Eso es como si le dijeras que el manda, que el es el líder de la manda, algo que no debe creer. Si comienza a caminar delante de ti, debes educarlo para que se costumbre a caminar junto a tu lado.

Cuando vuelvas a casa, entra tu primero y después dile que entre el con una orden como “vamos” o “entra”. Es muy importante que siempre seas tu el primero en entrar y salir de casa, si los acostumbras desde cachorros para ellos será algo habitual. Si dejas que tu perro salga o entre de casa antes que tu, es como si le estuvieras diciendo que puede hacer lo que le de la gana, puedes confundirlo y mucho.

Enseñándole a estar en casa

Aunque los cachorros son una monada y como pequeñajos que son, no nos harán caso… debemos comenzar poco a poco y de forma muy suave, a enseñarles la forma de convivir con nosotros. Con seguir unas reglas muy sencillas conseguiremos que con el tiempo y un poco de paciencia, la convivencia sea perfecta.

Cuando nuestro cachorro ladre dentro de casa, no te rías y le hagas caricias, regáñale un poco con un “no!”. De esta forma aprenderá rápidamente a que no debe ladrar en casa, así no te molestará a ti ni a los vecinos.

Cuando estés comiendo, nunca le des parte de tu comida. Además de ser poco sano para tu cachorro, se acostumbrara a estar a tu lado cuando comas, siempre esperando a que caiga un trozo de comida o le des tu uno, comenzará a llorar y a poner esa cara de “tristón solo quiere un amiguito”. No cometas el error de darle de tu comida, el tiene la suya.

Tu decides cuando se comienza y cuando se termina de jugar, tenlo siempre presente, el debe comprender que tu como “macho alfa” tienes la potestad de comenzar y terminar de jugar cuando quieras. Eso no significa que si viene con un juguete no debas jugar con el, puedes hacerlo siempre que quieras. Pero debes enseñarle que no siempre jugaras, solo cuando tu así lo decidas.

Cuando muerda algún mueble o rompa algo no le regañes, solo debes regañarle si le pillas haciéndolo. Si lo coges en el acto, mordiendo algo que no debe o rompiendo algo.. regáñale con un “no!” serio y firme. Nunca le pegues, tampoco le regañes por algo que hizo hace un rato porque no sabrá el motivo de la regañina.

No le dejes subir al sofá ni a la cama, el tiene su propia cama y debe respetar tu espacio. El sofá y la cama es solo para ti, no para el.

Enseñándole a ser feliz

Los cachorros son cachorros, solo quieren jugar y descubrir el mundo. No te emperres en adiestrarlos ni educarlos, déjalos crecer y márcales una pautas sencillas como las que hemos mencionado en este articulo. Para adiestrar a un perro debes esperar como mínimo a que tenga seis meses, siendo mas recomendable dejarlo que cumpla un año antes de comenzar a adiestrarlo.

Los perros viven el día a día, todos los días querrán salir a pasear, jugar, saludar a otros perros, dormir…. disfruta de esos momentos con ellos, dales mucho cariño y felicítalos con entusiasmo siempre que hagan algo bien. Cuando hagan algo mal, un simple “no!” es mas que suficiente.

Se responsable con tu cachorro, necesitara vacunas y una cartilla médica para cuando se ponga enfermo. Contacta con algún veterinario cercano a tu domicilio y ten a tu perro siempre al día. Una buena alimentación, una correcta educación, ejercicio a diario y mucho cariño es lo único que necesita un perro para ser feliz.

Y recuerda, nunca bajo ningún concepto debes golpear o maltratar a tu perro. Ellos tienen muy buena memoria y lo recordarán siempre, además puedes crearles miedos y traumas muy difíciles de corregir. Se amable con tu cachorro y sobre todo, respetuoso.

Puedes aprender en profundidad todas las técnicas y pasos a seguir con este sencillo libro, en formato digital para que puedas leerlo donde quieras y cuando quieras sin ocupar lugar. Además incluye más de seis horas de voz en formato mp3, por si simplemente quieres escuchar.

Tener un perro no es simplemente tener una mascota, tener un perro es ampliar tu familia y el será una de las partes más importantes, porque siempre necesitará de tus cuidados y compañía, no le decepciones, un perro es para toda la vida.