Lucky

La espuesta es: GENERALMENTE, SÍ,

¿Qué es lo que se suele decir de los perros sin raza? Pues lo primero que viene a la cabeza es que son especialmente sanos. No es una leyenda urbana, es cierto. Se trata de un fenómeno bien estudiado conocido como vigor híbrido o heterosis.

“Todas las razas muy puras proceden de muy pocos especímenes para poder mantener las características de la raza. En algunos casos proceden de 3 a 5 individuos con un único macho. La variabilidad genética es escasísima, pero es que o haces una selección brutal o no consigues las diferencias entre chihuahueño y un san bernardo. Eso implica la perpetuación de las características menos favorables”.

En entrevista con Carlos Rodríguez, un respetado veterinario, dijo: “Después de 26 años puedo afirmar que sí, que los perros sin raza son más sanos. Aparte de porque el cruce supone la potenciación del vigor, desgraciadamente también porque las razas han llegado en algunos casos a la aberración máxima. Cruzan padres con hijos, hijos con madres… todo da igual. En la clínica vemos bulldogs tan tremendamente chatos que no les caben los dientes. Además, muchos vienen de países del este en los que crían a mansalva y tienen muchos problemas. Los mestizos tienen la fortuna de que la naturaleza es más sabia que el ser humano”.

Con esto no queremos decir que unos perros sean “mejores” que otros, sino que la intervención humana en la crianza selectiva ha traído consecuencias en la salud de nuestras mascotas y este debería ser un factor determinante a la hora de considerar integrar un perro a nuestra familia.